Tag Archives: Libya

Gallery

Libia: Un ataque camuflado

Por Témoris Grecko (publicado en Proceso, 23/sep/2012)   El ataque contra el Consulado estadounidense en Bengasi, la ciudad natal de la revolución libia, el 11 de septiembre, pareció confirmar los peores temores sobre la evolución del proceso de reconstrucción de … Continue reading

Gallery

Y después de Gadafi…

Por Témoris Grecko (publicado en Proceso, 23-oct-2011) El 15 de febrero, Abdallah al Senoussi detuvo en Bengasi a un abogado defensor de derechos humanos y ordenó atacar a las personas que se manifestaban para exigir su liberación, en un intento … Continue reading

Re: Libia y Gaddafi La verdad que se supone NO debes conocer

La propaganda de los simpatizantes de Muamar Gadafi circula por la red, generando dudas en mucha gente. Una amiga me acaba de hacer llegar un texto que le pasaron a ella y que la inquietó por la posibilidad de que fuera cierto.
Pego aquí mi respuesta y, debajo, el texto en cuestión:
.
hola querida!
Son mentiras. Simplemente. No tengo tiempo para contestar todo, pero te doy botones de muestra que te indican el deseo que tienen de exagerar, mentir y ocultar:
¿El país más pobre del mundo? ¿Ni el Congo? ¿Por qué mencionan 1951, sólo unos años después de que Libia fue el escenario de la devastadora guerra del desierto entre el nazi Rommel y el británico Montgomery, y no 1969, justo cuando Gadafi tomó el poder? ¿por qué no dicen que a Gadafi, tras dar un golpe de Estado, le tocó hacerse cargo de un país que acababa de descubrir que era uno de los más ricos del mundo en reservas petroleras? ¿por qué no dicen nada de los negocios de Gadafi, de los miles de millones de dólares que sacó del país –y que ahora buscan para incautárselos–, de que para hacer negocios en Libia tenías que regalarles una parte de tu empresa a él o a sus asociados?
¿Nivel de vida más alto de África? ¡Qué impresionante! ¿Más alto que  Brasil? México lo tiene, todavía (ese país es más poderoso porque es demográficamente mayor, pero en términos per cápita, México –14,430 usd anuales– sigue siendo más rico que Brasil –11,239–). ¿Más alto que Rusia y Arabia Saudí? Mentira total.
¿Gadafi elevó el alfabetismo a 83%? ¿Después de gobernar 42 años con enormes recursos? ¿Por qué no es de 93% como en México?
¿1.7 millones de libios salieron a manifestarse en apoyo a Gadafi? ¿Y las imágenes? Una de las cosas que nos dieron mucha risa a los reporteros es que en esas escenas de manifestaciones de apoyo que transmitía la televisión gubernamental libia todas las tomas eran cerradas: eran multitudes compactas, apretadas, y la cámara siempre mostraba pequeños planos. ¿Dónde está la foto tomada desde el fuerte que domina la Plaza Verde, en donde se ve el lugar abarrotado y las calles llenas?
¿El Libro Verde de Gadafi es algo para admirarse? Jaaaaajajajajajaja! Es ridículo! Es una pieza de consejos y frases sabias que parece una tarea de secundaria. Pero esto denota también qué clase de texto es éste, el de un incondicional de Gadafi.
¿30,000 muertos causó la OTAN? Qué gracioso. Ni siquiera Moussa Ibrahim, el portavoz de Gadafi, maneja esa cifra.
¿Y no dicen nada de los asesinatos de Gadafi, las torturas, las desapariciones, las ejecuciones públicas, el terror?
Lo más importante… ya he visto otros argumentos, como los de una tal Leonor Massanet que tenía un negocio turístico en Libia, que dicen que los libios eran felices y felices con ese dictador sangriento… y si era así, ¿por qué hicieron una revolución?
Ese señor que los hizo tan felices los llamó ratas y prometió ir a exterminarlos casa por casa. Amenazó con que, si él caía, se llevaría a Libia entera con él. ¡Chulada de tirano!
Esto es propaganda. Por favor, querida, hazle llegar mi respuesta a quien te lo pasó. Si tienen dudas, que me busquen a través de mi blog.
Besos!
Témoris Grecko
temorisblog.wordpress.com

De:
Para: Temoris Grecko 
Enviado: Domingo, septiembre 18, 2011 8:16 P.M.
Asunto: FW: Libia y Gaddafi La verdad que se supone NO debes conocer

 

Libia y Gaddafi La verdad que se supone NO debes conocer
Yo tampoco lo sabía pero ya investigando es increíble como los medios de comunicación pueden convertir a una persona en Heroe o Villano. Tu opina.
  • En 1951 antes que Gaddafi llegara, Libia era el país mas pobre del mundo.
  • Después de cuatro décadas de Gaddafi y antes de la invasión de la OTAN el 2011, (por EUA, Francia, Italia, Alemania, etc), Libia tenia el nivel de vida mas alto de África mas alto que Rusia, Brasil y Arabia Saudita.
  • La electricidad era gratis para todos
  • En Libia la casa es considerada un derecho de la humanidad.
  • Recién casados reciben $50 mil dolares para comprarse una casa.
  • Todos los prestamos de cualquier clase son con 0% de interés por ley.
  • Gaddafi prometió una casa a todos antes de poner en una casa a su padre y mantuvo su promesa: su padre murió sin casa.
  • Solo un quinto de libia antes de Gaddafi podía leer y escribir.
  • Ahora con Gaddafi la educación es gratis y de alta calidad y el nivel de alfabetismo es de 83%.
  • La atención medica es gratis para todos y de alta calidad.
  • Si los libios no pueden hallar educación o atención medica del nivel adecuado que necesitan, el gobierno les da los fondos necesarios para conseguirlos fuera del país.
  • Si los libios compran un coche, el gobierno paga el 50%.
  • El precio de la gasolina es 14 centavos de dolar el galón.
  • Cualquier libio que quiera ser agricultor recibe gratis, tierra, una casa, animales, equipo de agricultura y semillas.
  • El 1ro de Julio 1.7 millones de libios marcharon en la Plaza Verde de Trípoli para protestar el bombardeo por la OTAN. Esto era el 95% de la población de Trípoli. Libia solo tiene cinco millones de habitantes.
  • El banco central de Libia pertenece a Libia. y no como en la mayoría del mundo occidental que pertenecen a una organización de Rothchild.
  • El banco de Libia lanza moneda sin deuda.
  • Gaddafi pedía pago del petroleo en otra moneda y ya no en dolares. Pero en la moneda de dinars africanos respaldado en oro. a esto Sarkozy, el presidente de Francia, lo llamo como un peligro para las finanzas del mundo.
  • El primer acto de los rebeldes fue crear un nuevo banco central de propiedad del grupo europeo Rothchild. La familia Rothchild es propietaria de la mitad de la riqueza del mundo. Ese banco crea dinero de la nada y sin respaldo para venderlo con grandes intereses para que los prestamos no se puedan pagar y hasta nuestros hijos serán esclavos de esas deudas.
  • Gaddafi no vendió a su gente, como un Judas, a los bancos de Rothchild como lo hizo Obama en EUA, Sarkozy en Francia y Cameron en Inglaterra. Libia no tenia ninguna deuda con nadie.
  • ¿Quien esta detrás del bombardeo contra Libia? los libios tenían mucho mas que los ciudadanos de EUA, Inglaterra , Francia etc etc. los libios tenían un líder que velaba por sus intereses con integridad y coraje no obedecía los intereses de los banqueros.
  • Libia compartía su tesoro con otros países de áfrica. Sin la tiranía de los bancos de Rothchild todos podemos vivir libres sobre la tierra sin cargar enormes deudas a grandes intereses. los bancos y sus políticos comprados están robando trillones de dolares, euros y libras todos los años. Fuimos globalmente esclavizados. Ahora Libia sera esclavizada.
  • Se estima que mas de 30 mil libios ya han sido asesinados por los bombardeos de la OTAN y los rebeldes.
  • Gaddafi cree en la democracia directa que esta en su libro Verde. Gaddafi cree que la democracia parlamentaria es corrupta y que la gente debe representarse ella misma sin intermediarios. El Libro Verde de Gaddafi es realmente algo para admirarse.
  • No podemos mantenernos sin reaccionar cuando gobiernos corruptos asesinan salvajemente con las armas mas poderosas del mundo a países como Libia y los medios endemonian con pura propaganda falsa a esos países que son realmente libres y prósperos.
Gallery

África Occidental: Tras las huellas de Al Qaeda

PARTE UNO  La muerte de Osama bin Laden no es la de la red terrorista que fundó. Sus combatientes todavía tienen el respaldo de predicadores y civiles en regiones como África Occidental. Nuestro colaborador recorrió seis países del Sahara para … Continue reading

Libia. El reto, armar el rompecabezas

Por Témoris Grecko / Madrid (Publicado en Proceso, 28 de agosto de 2011)

En los días previos a la toma de Trípoli, los políticos occidentales filtraban a los medios su preocupación por las señales de descontrol que daban los rebeldes. La conquista de la capital libia iba a ser un “éxito catastrófico” que provocaría un vacío de poder y caos, confió un diplomático occidental al diario londinense The Times, que mantuvo su identidad en reserva. Alcanzar ese objetivo cuanto antes, sin embargo, era una prioridad para los mandos militares de las fuerzas extranjeras, y su involucramiento en la victoriosa operación resultó mayor de lo que se había supuesto. Fue más allá, en todo caso, de la participación que la alianza había reconocido tener, limitada a la imposición de una zona de exclusión aérea y a bombardeos contra posiciones del dictador Muamar Gadafi.

En medio de la excitación causada por los avances sobre el terreno, hay importantes dudas sobre la capacidad del revolucionario Consejo Nacional de Transición (CNT) para imponerse sobre las numerosas milicias que sólo en teoría lo obedecen, sobre las diversas tribus que componen el entramado social libio e incluso sobre las dispares tendencias ideológicas que actúan dentro del órgano.

El tiempo no es su aliado, además. Además de consumar la victoria mediante la captura de Gadafi, le es urgente poner en marcha una nueva administración civil para Trípoli y el país, liberar los fondos y activos libios que congeló la ONU y que permitirán financiar la reconstrucción y, tal vez lo más delicado, volver a poner en marcha la única y vital industria del país, la petrolera, por la que ya se empieza a ver que habrá sordas luchas.

AMANECER DE LA SIRENA

La intervención internacional que empezó el 19 de marzo detuvo la ofensiva de Gadafi, justo antes de que aplicara un castigo potencialmente genocida sobre Bengasi, sede del CNT y capital de la provincia de la Cirenaica, en el este. Pero eso no permitió que los revolucionarios pudieran lanzar un contrataque serio: su ejército no eran más que bandas mal armadas, sin orden, disciplina, estructura ni estrategia.

La esperanza era que la oposición en Trípoli, en el lado contrario del país,  a 1,600 kilómetros por la carretera del oeste, pudiera montar una insurrección, lo que se llamaba en jerga “la hora cero”. Que nunca llegó: las fuerzas gadafistas realizaron una agresiva limpieza urbana que acabó con las vidas y la libertad de un número aún desconocido de personas, y además reconquistó varias ciudades rebeldes, entre las que destacó por su valor estratégico Zauiya, 60 kilómetros al oeste de Trípoli. Sólo la tercera población del país, Misrata, 90 kilómetros al este de la capital, resistió un sangriento asedio de tres meses sin caer.

Empezó entonces un paciente proceso de planeación, en el que los revolucionarios recibieron asesoría táctica y logística, armamento e información de inteligencia de las fuerzas extranjeras. Con personas que habían escapado de la ciudad, formaron la Brigada Trípoli, un cuerpo de alrededor de 700 miembros que fue preparado por asesores militares y civiles británicos, franceses, italianos y cataríes. Un centenar de ellos viajó para recibir entrenamiento en Catar, un emirato árabe en el Golfo Pérsico que, además, asumió la representación comercial del CNT para vender petróleo libio.

Después crearon células “durmientes” en Trípoli, introdujeron armas y explosivos de contrabando y difundieron la voz de que un día del Ramadán, el mes sagrado de ayuno para los musulmanes (que este año corrió del 1 al 29 de agosto), se daría la señal para iniciar una ola de protestas en la ciudad al finalizar las oraciones vespertinas. La fecha elegida fue el 20 de agosto, aniversario de la liberación de La Meca por el profeta Mahoma.

La ofensiva empezó dos semanas antes de ese día y no la encabezaron los grupos rebeldes más notorios hasta el momento, los árabes de Bengasi y de Misrata. Una minoría étnica particularmente agraviada por Gadafi, los bereberes, habían resistido en las montañas de Nafusa, al sur de Trípoli y cerca de la frontera de Argelia, durante meses sin recibir la atención del mundo. Ellos crearon el espacio geográfico donde los asesores extranjeros pudieron hacer su trabajo y preparar a la Brigada Trípoli, y sólo fueron detectados por los pocos periodistas internacionales que llegaron hasta allá.

En unos cuantos días, los bereberes y los tripolitanos lograron tomar varias ciudades claves al sur-suroeste de la capital, y el viernes 19 recuperaron Zauiya: de esta forma se apoderaron de la única refinería que proveía de combustible a la Trípoli y cortaron su conexión con la frontera de Túnez.

El sábado 20 atacaron la capital desde el oeste y el sur; mientras, los rebeldes de Misrata presionaban por tierra desde el este, y por mar desde el norte, con una flotilla de pequeños barcos, en una operación llamada “Amanecer de la Sirena”; los cazas tripulados y los aviones no tripulados de las fuerzas de intervención atacaron objetivos específicos, que destruyeron los mecanismos de comunicación del ejército gubernamental y sus arsenales, e informaron a los revolucionarios sobre los movimientos del enemigo; y las células durmientes se levantaron dentro de la ciudad, desmantelando la retaguardia gadafista.

El domingo, tomaron la Plaza Verde, corazón social de la Libia de Gadafi, y le devolvieron su nombre original, el de Plaza de los Mártires; y el martes 23 saquearon Bab Aziziya, la urbanización militarizada que le servía al dictador como cuartel general: las imágenes de rebeldes que destruían el monumento más querido por Gadafi, el de un puño que aplasta un avión estadounidense, pueden convertirse en un símbolo como las de los iraquíes echando abajo la estatua de Sadam Husein, en 2003. Gadafi, mientras tanto, está escondido, probablemente en alguno de los muchos búnkeres subterráneos con los que ha plagado el país, o en su bastión tribal de Sirte, en la costa central, dispuesto a hacer tanto daño como pueda. Según el CNT, la batalla de Trípoli dejó 400 muertos y 2 mil heridos.

LOS RETOS DEL CNT

En un principio, algunos observadores especularon que los rebeldes habían demostrado una capacidad militar inesperada o que había sido el golpeo aéreo constante el que finalmente había provocado que el régimen se desmoronara y fuera incapaz de resistir la ofensiva rebelde. La ayuda exterior fue clave, sin embargo, como reconoció Fadlallah Harun, un portavoz militar opositor que colaboró en la elaboración del plan, y quien dijo a la agencia AP que: “Honestamente, la OTAN jugó un papel muy grande en la liberación de Trípoli. Bombardearon todos los sitios importantes de los que no podíamos dar cuenta con nuestras armas ligeras”.

Para los rebeldes, la importancia del rol de sus distintos grupos será más difícil de admitir internamente, sin embargo. Los bereberes siempre han tenido un lugar secundario en Libia y ahora no es del todo claro que lograrán ser más respetados. La gente de Misrata acusa a la de Bengasi de haber sido excesivamente lenta para enviar víveres y combatientes en su apoyo. Los tripolitanos se sienten incómodos con la presencia de foráneos que quieren tener autoridad sobre ellos. Hay 140 tribus en el país y algunas de ellas se han sentido agraviadas o no están plenamente divorciadas del gadafismo. En general, hay recelos del CNT, al que se ve como demasiado vinculado a Bengasi, y esta ciudad tiene rivalidades históricas con Trípoli.

El Consejo ya ha mostrado dificultades para imponer su autoridad en su mismo lugar de origen, como se hizo más que evidente el 28 de julio, cuando una de las milicias rebeldes secuestró al propio comandante de las fuerzas de la revolución, el ex ministro del Interior Abdel Fatah Younis, y lo asesinó con dos de sus compañeros. Nadie sabe cuántos grupos armados existen ni hay garantías de que todos los jefes aceptarán desamarse o integrarse en el nuevo ejército libio sin condiciones.

Por necesidad, la conformación del CNT incluyó al más amplio abanico de corrientes (islamistas y laicistas, socialistas y nacionalistas, empresarios y trabajadores), que se unieron para oponerse al dictador y que ahora deben acordar un proyecto nacional compartido.

Martin Chulov, el corresponsal de The Guardian que fue el primer periodista en entrar clandestinamente en Libia, 36 horas antes que el de Proceso, en febrero, está de regreso en el país y advierte: “Las lecciones de lo que le pasa a un estado de Medio Oriente que de pronto pierde a su hombre fuerte son recientes y crudas. Más de ocho años después de que Bagdad cayó con la misa rapidez que Trípoli, sigue siendo un lugar de agendeas en competencia, una clase política dividida y ciudadanos que se enfrentan a la realidad de que el Estado no tiene la capacidad o la voluntad de ocuparse de ellos”.

El hecho de que el CNT le puso precio a la cabeza de Gadafi (ofrece amnistía y una recompensa de 1.3 millones de dólares a quien lo entregue vivo o muerto) y de que al cierre de esta edición se disponía a trasladarse a la capital nacional, con la esperanza de ganar legitimidad y representatividad, revela que hay conciencia de que el reto militar y el político son prioridades para el Consejo. Al igual que el financiero: la ONU impuso sanciones económicas a la Libia de Gadafi y congeló sus fondos. Para levantarlas y empezar a aliviar las urgencias del nuevo gobierno, las potencias occidentales y los países árabes celebrarán una cumbre con la diregencia del CNT, este jueves 1 de septiembre, en Catar.

LA DISPUTA POR EL PETRÓLEO

Qué hacer con la industria petrolera es otra tarea apremiante. En los días previos al inicio de la intervención internacional, algunos entre quienes se oponían a ella en Occidente denunciaban que estarían motivada principalmente por el deseo de apropiarse del petróleo de Libia. En Bengasi, capital de facto de la revolución, sin embargo, Proceso encontró que se pensaba lo contrario: dado que Gadafi había otorgado las concesiones de exploración, extracción, transporte y comercialización de los hidrocarburos a compañías extranjeras –sobre todo occidentales—, si la comunidad internacional no impedía que Gadafi masacrara a las ciudades rebeldes, sería porque lo único que le importaba era preservar su control sobre el petróleo.

“Gadafi era la mejor garantía no sólo de un abastecimiento continuado de crudo sino de importantes contratos en Libia para las petroleras europeas y cuantiosas inversiones libias en Europa”, escribió el analista del diario El País, Ignacio Torreblanca (25 de agosto).

La italiana Eni, la británica British Petroleum, la francesa Total, la española Repsol YPF y la austriaca OMV son las empresas que producían más petróleo en la Libia de Gadafi, seguidas por compañías de China, Rusia y Estados Unidos.

Hasta el inicio de la guerra, cuando Libia extraía 1.3 millones de barriles al día, Italia saciaba allí un 20% de su sed de combustibles, mientras que Francia, Suiza, Irlanda y Austria lo hacían en un 15%. El conflicto provocó el desplome de la producción hasta sólo 60 mil barriles diarios.

La perspectiva del reinicio de las actividades (la nueva administración espera poder exportar 1.5 millones de barriles al día dentro de un año) no sólo trajo una baja de 3% en el precio del crudo, hasta 108.42 dólares por barril, el lunes 22, sino que adelantó lo que, inevitablemente, será una nueva batalla por el petróleo: las compañías que tenían contratos esperan asegurar su cumplimiento y, si pueden, arrebatarle alguno a la competencia. Eni y Total son las que han hecho los primeros movimientos, lo que los observadores interpretan como señal de la agresividad de la pelea.

Otro motivo para el pleito es la perspectiva de que los revolucionarios tomen represalias contra las empresas de los países que no los apoyaron, como Rusia y China, que en marzo amenazaron con usar su poder de veto para bloquear la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, amparo legal de la intervención internacional contra Gadafi. Rusia y Brasil, además, denunciaron reiteradamente que los bombardeos contra el régimen excedían el mandato de las fuerzas extranjeras.

Aunque las nuevas autoridades libias no dejan ver su juego y han descartado que pretendan actuar contra esas naciones, el deseo de cobrar afrentas está vivo y lo que los jugadores toman en cuenta no es el diplomático anuncio de que nada cambiará, sino que éste se produjo como desmentido a la declaración de Abdelyalil Mayouf, vocero de la petrolera de los rebeldes, Agoco, quien dijo a Reuters que: “No tenemos problemas con países occidentales, como las compañías italianas, francesas y de Gran Bretaña. Pero es probable que tengamos diferendos políticos con Rusia, China y Brasil”.

Four happy Arab dictators

This picture was taken at the 2010 “Arab African Summit” in Sirte, Gaddafi’s hometown. The four leaders in front: Tunisia’s Ben Ali (now exiled and on trial in absentia), Yemen’s Saleh (injured and held in Saudi Arabia), Libya’s Gaddafi (facing defeat) and Egypt’s Mubarak (on trial and risking death penalty).

Who’s next to join them?

Esta foto es de la Cumbre Árabe-Africana del año pasado en Sirte, lugar de nacimiento de Gadafi. Los cuatro líderes al frente: el tunecino Ben Ali (ahora en el exilio y juzgado en ausencia), el yemení Saleh (herido y retenido en Arabia Saudí), el libio Gadafi (enfrentando la derrota) y el egipcio Mubarak (en juicio y con riesgo de recibir la pena de muerte).

¿Quién sigue?

Libia: Cerca de la victoria, los rebeldes están divididos

Por Témoris Grecko. Publicado en Proceso, 21 de agosto de 2011

La victoria de las fuerzas revolucionarias en Libia parece estar a la vista. A una serie de triunfos militares se sumaron la deserción de un alto miembro del gobierno y una débil llamada a la resistencia que hizo Muamar Gadafi, todos como signos de que el principio del fin puede haber comenzado.

Contra lo que se pudiera haber esperado, sin embargo, la perspectiva de un triunfo cercano no ha hecho felices a muchos de quienes han trabajado por él. El reciente asesinato de uno de los principales líderes rebeldes, a manos de sus propios compañeros, y las muestras de caos e indisciplina entre sus mandos y sus tropas, ha generado inquietud de que la victoria de las fuerzas opositoras se convierta en un “éxito catastrófico”.

AVANCES

Un diplomático occidental basado en Bengasi, sede del rebelde Consejo Nacional de Transición (CNT), describió la toma de la capital libia, Trípoli, por los rebeldes como “el peor escenario posible” en la situación actual, según el diario británico The Times.

“La frase que estamos usando generalmente en la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte, la alianza militar occidental a cargo de la ofensiva aérea en apoyo a las tropas de la CNT) es que nos estamos enfrentando a un éxito catastrófico en Libia”, continuó la fuente del periódico. “Y aunque no fuera catastrófico, será un éxito caótico porque la oposición no está lista para gobernar ahí y habrá un vacío si Gadafi se va”.

A fines de julio, la actitud en la OTAN era de impaciencia porque, tras casi cinco meses de continuos bombardeos contra las fuerzas de Gadafi, las tropas rebeldes no parecían capaces de emprender la ofensiva. La segunda semana de agosto, sin embargo, trajo consigo significativos avances en ciudades cercanas a Trípoli (como Zauiya, simbólica por la resistencia que ofreció ante un prolongado sitio impuesto por Gadafi) que amenazan con romper las líneas de abastecimiento de la capital cortando sus comunicaciones con la frontera, privarla de sus últimas fuentes de combustible y, lo más significativo, separar a las fuerzas gubernamentales, que quedarían aisladas en tres bastiones: Trípoli, Sirte (ciudad natal de Gadafi) y el lejano oasis de Sebha.

El martes 16, el líder que mantuvo a Libia bajo un férreo control durante 42 años, hizo uno más de sus acostumbrados llamados a la resistencia, pidiéndoles a sus seguidores que se “deshagan de los traidores” y proclamando que “la sangre de los mártires es gasolina para la batalla”. El mensaje, sin embargo, transmitió una sensación de debilidad, pues Gadafi lo dio mediante una llamada telefónica de muy mala calidad a la televisión gubernamental, y una parte de ella fue inaudible.

El día anterior, además, el ministro del Interior, Nasr Al Mabrouk Abdullah, había volado a Egipto en lo que fue la primera deserción de alto nivel desde marzo.

PELIGROS

Estos hechos ocurren después de que el confuso asesinato del general rebelde Abdel Fatah Younis generara una grave crisis en el lado revolucionario. Durante décadas, Younis estuvo al lado de Gadafi, para quien creó un cuerpo de tropas especiales y sirvió como ministro del Interior. Esto lo hacía necesariamente cómplice y responsable de los brutales actos de represión del régimen, pero el 20 de febrero, sólo tres días después del inicio de la insurrección, Younis cambió de bando y su colaboración fue vital para liberar Bengasi.

Younis ganó una disputa contra otros dos dirigentes por asumir la dirección de las tropas rebeldes. Esto, o el odio que se ganó por su papel como ministro, pueden haber sido las causas de su muerte. El 28 de julio, fue detenido para ser interrogado y poco después apareció su cadáver y el de dos oficiales. Cuando Ahmed Abdeljalil, presidente del CNT, informó del hecho, quiso hacer pensar que los responsables eran gadafistas embozados, pero los seguidores del fallecido general rechazaron la versión y culparon a la Brigada de los Mártires del 17 de Febrero, una poderosa milicia que, como otras, actúa con un amplio margen de autonomía y apenas reconoce la autoridad del CNT.

La protesta de los simpatizantes de Younis, incluida la influyente tribu a la que pertenecía, la de los Obeidi, así como el descontento de las potencias extranjeras que apoyan al CNT, forzó a Abdeljalil a despedir a su primer ministro y reemplazar a los miembros del poder ejecutivo, en una operación que a la fecha no ha podido ser concluida. De igual forma, la investigación sobre el crimen que prometió el presidente no se ha llevado a cabo.

Esto confirmó las sospechas de que el poder real del CNT es limitado, que su capacidad operativa es nula, que hay anarquía entre las tropas rebeldes y que es posible que, ante el triunfo revolucionario, se produzca una lucha de facciones para hacerse con el poder.

“Con el asesinato de Younis y la posible toma de Trípoli, todos los planes se han esfumado”, dijo a The Times el diplomático consultado. “No hay una estructura del CNT, el comité ejecutivo ha desaparecido, nada ha tomado su lugar. Creo que el peor escenario posible es que Trípoli cayera ahora mismo, no habría nadie que se pusiera a cargo”.