Category Archives: Facebook post

Me encantó el titular de El Universal: “Plan contra corrupción de EPN llega al Senado”. El punto número uno tendría que ser obligarlo a revelar los trucos sucios de su campaña, las fuentes de financiamiento, los pactos con televisoras, la compra y coacción del voto… ¿Ustedes creen que los senadores lo aprueben? http://www.eluniversal.com.mx/nacion/201838.html

via Facebook

Me encantó el titular de El Universal: “Plan contra corrupción de EPN llega al Senado”. El punto número uno tendría que ser obligarlo a revelar los trucos sucios de su campaña, las fuentes de financiamiento, los pactos con televisoras, la compra y coacción del voto… ¿Ustedes creen que los senadores lo aprueben? http://www.eluniversal.com.mx/nacion/201838.html

via Facebook

“…la veintena de excolonias”. En su nota en El País, así describen mis colegas españoles Fernando Gualdoni y Pablo Ximénez a las naciones que ganaron la independencia hace ya dos siglos y que hoy participan en la Cumbre Iberoamericana en Cádiz. Excolonias. ¿Deberíamos entonces referirnos a España y Portugal como “eximperios”? ¿O como “exdictaduras”? ¿O como excalifatos? ¿O excolonias romanas? No hay ofensa en lo que es evidentemente una manifestación del inconsciente de esos reporteros. Lo que me pregunto es qué refleja exactamente. ¿Nostalgia imperial? ¿Resabios borbónicos? ¿Amargura del presente? La nota se titula “España busca un salvavidas en América Latina” (ésa estuvo bien: no las llaman naciones “sudamericanas”) y da cuenta de las dramáticas vueltas de la rueda fortuna, del crecimiento económica en un lado del charco y de la crisis en el otro. Nuestro futuro está ligado. Como nuestro pasado. El de Iberia con el de América. Todos tenemos que darnos la mano. Me parece, sin embargo, que sería saludable liberarnos de traumas añejos y sueños frustrados. A Gualdoni y Ximénez les vendría bien pasarse unas tardes hablando de sí mismos en un diván argentino. Y relajarse tomándose un mate. O un tequilita. Son remedios infalibles. http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/15/actualidad/1353002019_735993.html

via Facebook

“…la veintena de excolonias”. En su nota en El País, así describen mis colegas españoles Fernando Gualdoni y Pablo Ximénez a las naciones que ganaron la independencia hace ya dos siglos y que hoy participan en la Cumbre Iberoamericana en Cádiz. Excolonias. ¿Deberíamos entonces referirnos a España y Portugal como “eximperios”? ¿O como “exdictaduras”? ¿O como excalifatos? ¿O excolonias romanas? No hay ofensa en lo que es evidentemente una manifestación del inconsciente de esos reporteros. Lo que me pregunto es qué refleja exactamente. ¿Nostalgia imperial? ¿Resabios borbónicos? ¿Amargura del presente? La nota se titula “España busca un salvavidas en América Latina” (ésa estuvo bien: no las llaman naciones “sudamericanas”) y da cuenta de las dramáticas vueltas de la rueda fortuna, del crecimiento económica en un lado del charco y de la crisis en el otro. Nuestro futuro está ligado. Como nuestro pasado. El de Iberia con el de América. Todos tenemos que darnos la mano. Me parece, sin embargo, que sería saludable liberarnos de traumas añejos y sueños frustrados. A Gualdoni y Ximénez les vendría bien pasarse unas tardes hablando de sí mismos en un diván argentino. Y relajarse tomándose un mate. O un tequilita. Son remedios infalibles. http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/15/actualidad/1353002019_735993.html

via Facebook

Una breve ojeada al FB demuestra que los temblores sí despiertan gente… ¡de pronto se animó todo! Besos desde la estable Madrid… aquí todo lo que tiembla son Rajoy y sus ministros.

via Facebook

Me sentí como en Teherán en 2009: cuando la presión policial ya era insoportable, tratabas de escapar de la zona de conflicto y descubrías que se había ampliado enorme y absurdamente, pues los agentes atacaban a las personas en barrios a dos kilómetros del punto de choque y la gente, que estaba haciendo sus tareas cotidianas, de pronto se encontraba con energúmenos de uniforme que la perseguían y apaleaban. Lo mismo en Madrid: salimos de Neptuno nos sentamos a descansar en Caixa Fórum: de pronto vimos a decenas de personas que trataban de escapar de las cargas de los antimotines y de los disparos de pelotas de goma; llegamos a Antón Martín, nos habíamos detenido a conversar cuando la multitud nos alcanzó, tratando de alejarse de una columna de policías que se aproximaba; nos metimos por el Barrio de las Letras, después la Carrera de San Jerónimo, Sevilla, el Barquillo, Chueca: en todos lados, era como una pesadilla en la que el mal siempre te alcanza. Lo peor es que la idea de minimizar el impacto de la represión para no afectar al público no existe en la mentalidad de los mandos policiacos españoles: el objetivo aquí es el contrario, extender la violencia por la ciudad para generar miedo y disuadir a la población de participar en las protestas. Como en Teherán, el hecho de estar en la calle ya lo convierte a uno en culpable de misteriosos delitos y merecedor de un porrazo o una detención. Llegamos ya a Malasaña. Todo tranqui. Pero los enfrentamientos prosiguen en Atocha y otros sitios. Además de que nos estamos enterando de cosas horribles que produjo la represión en otras ciudades. La manifestación, por otro lado, fue enorme. Desorganizada, incluso tensa por las rivalidades y la desconfianza que prevalecen entre numerosos grupos. El descontento, sin embargo, sacó a decenas de miles de personas a la calle, venciendo el clima de temor.

via Facebook

Cerca del Congreso de los Diputados, un hombre salió apresuradamente de entre la multitud de manifestantes y casi me arrolla. Ya no hay respeto. Era un tal Pedro Almodóvar. #SorpresasdelaHuelgaGeneral

via Facebook