¡Adiós Monsi!


Nos hiciste crecer a todos querido Monsi. Conocernos mejor, evaluarnos mejor, darnos cuenta… Las letras son gránulos de polvo y con ellos hiciste palabras como ladrillos que nos diste para construir. Seguiremos aglutinando polvo en bloques, querido, que amontonaremos alistándonos para el momento de levantar edificios. Sobre nuestros gorros de albañil soplará tu voz.

****

¿Recuerdas, Monsi? Neruda se preguntaba si las lágrimas que no se lloran esperan en pequeños lagos. En noches como ésta en que nos dejas, los reservorios se rompen y dejan los ríos correr ladera abajo. Se vaciarán de lágrimas. Es bueno desahogarlas. Después empezaremos a guardarlas otra vez.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s