Legionarios de Cristo: pedofilia, violencia e hipocresía


Las niñas y los niños bien que militan en la organización extremista Legión de Dios solían referirse al pederasta, polígamo y drogadicto Marcial Maciel como “nuestro padre”. Ellos, como los poderosos asociados que Maciel tenía entre los dueños del dinero y el poder en México y otros países, solían atacar con violencia a quienes señalaban los pecadillos del malévolo cura. En nuestro libro “El vocero de Dios” (Grijalbo, 2008), Salvador Frausto y yo escribimos:

“En México, la reacción de los defensores de Maciel fue extremadamente agresiva. Cuando Lorenzo Servitje Sendra averiguó que Canal 40 (una pequeña televisora local independiente que trataba de abrirse paso entre las dos grandes cadenas nacionales, Televisa y Televisión Azteca) iba a transmitir un programa sobre el tema, amenazó con organizar un boicot publicitario contra él, con base en la técnica de intimidación desarrollada en A Favor de lo Mejor. Como sacaron el asunto al aire el 12 de mayo de 1997, Bimbo canceló sus contratos de inmediato y Servitje convenció a otras diez empresas de hacer lo mismo. Esto afectó económicamente a Canal 40 a un grado tal que lo llevó a establecer un acuerdo inconveniente con Ricardo Salinas Pliego y su Televisión Azteca —baluarte electrónico de la ultraderecha—. Fue un conflicto en el que Salinas Pliego empleó grupos de choque para apoderarse ilegalmente de su antena de transmisión en el cerro del Chiquihuite.

“El arzobispo Rivera Carrera acusó al diario La Jornada —que publicó una serie de reportajes sobre la pederastia de Maciel— de recibir dinero de “difamadores de la Iglesia”, y exigió al reportero Salvador Guerrero Chiprés, “tú nos debes explicar cuánto te pagaron”. Serrano Limón también tenía que aportar lo suyo, y lo hizo de manera que todos se acordaran de lo que decía: afirmó que las acusaciones eran parte de una “conspiración” contra la Iglesia que contaba con “el aval de Gobernación”, y consideró que ni Maciel ni sus correligionarios debían dar explicaciones: “Los legionarios no tienen que tomarse la molestia de contestarles porque esto es una obra de Dios, es una obra en la que Dios se ha manifestado, y ha crecido, es una obra maravillosa. Aunque es una calumnia la que se ha hecho al padre Maciel, mi opinión es que no deben contestar, no tienen que contestar”.

“Juan Pablo II murió el 2 de abril de 2005 y ese mismo mes, tras ocho años de tortuguismo en las investigaciones sobre las denuncias contra Maciel, el proceso se aceleró y un fiscal especial vino a México a tomar los testimonios de por lo menos 30 denunciantes. La impunidad había sido enterrada con el ataúd papal. Un año después, el 19 de mayo, se dio a conocer la decisión de la Santa Sede, presentada de modo tal que sólo pudiera ser comprendida por iniciados”.

Como explicamos en “El vocero de Dios”, esto les permitió a los Legionarios insistir en que nada se había demostrado contra Maciel y que el pedófilo era inocente y siguieron lanzando embestidas contra quien dijera lo contrario. Sigue la cita de nuestro libro:

“En Milenio Diario, el experto en religión Roberto Blancarte explicó el asunto para quienes no pudieran o no quisieran entender: ‘Que no quede duda: Marcial Maciel es un pederasta y fue condenado
por la Iglesia católica. La Legión de Cristo tendrá que cargar con ese estigma por siempre. El comunicado oficial de la Santa Sede fue muy claro: ‘Después de haber sometido los resultados de la investigación,
la Congregación para la Doctrina de la Fe decidió —tomando en cuenta la avanzada edad del reverendo Maciel y su delicada salud— renunciar a cualquier proceso canónico e invitar al padre a una vida reservada de oración y penitencia, renunciando a cualquier ministerio público’. En otras palabras, […] la curia romana le impone la sanción más dura que se le puede aplicar a un sacerdote, fuera de excomulgarlo: le prohíbe ejercer su ministerio sacerdotal en público y lo proscribe prácticamente de la Iglesia, al obligarlo a que se retire a la vida privada a pedir perdón por sus pecados [oración y penitencia]. Para que no quede duda del peso y alcance de la condena, el comunicado
aclara: ‘El Santo Padre ha aprobado estas decisiones’’.

“Obligados a aceptar el dictamen, los legionarios de Cristo, que hasta abril de 2005 —mientras hubo una mano divina que protegía a Maciel— negaban incluso que hubiera una investigación en curso y fustigaban a quien lo recordara, dijeron que el sentenciado se resignaba “con fe, completa serenidad y tranquilidad de conciencia”, y siguieron ensalzándolo con el argumento de que “él se había declarado inocente y había escogido no defenderse, siguiendo el ejemplo de Jesús”.

Hace una semana, en marzo de 2010, el Vaticano hizo explícito que Maciel había sido hallado culpable y condenado. Y a los Legionarios no les quedó dónde seguirse escondiendo y tuvieron que reconocer finalmente: “Estamos profundamente consternados y tenemos que reconocer que son ciertas las acusaciones contra el padre Maciel, por lo que no podemos mirar a su persona como modelo de vida cristiana sacerdotal”.

Escribe hoy Raymundo Riva Palacio en El País“La orden cremó su memoria en leña verde y, ¿todo se acabó? No es fácil borrar un largo túnel negro donde la defensa de Maciel tomó formas amenazantes, atacó los principios de libertad y provocó la furia de las clases más poderosas del país para defender a un sujeto del cual, ahora, se defienden con el silencio”.

Hoy, los Legionarios de Cristo, sigue Raymundo, “decidieron cortar con su fundador. Se dicen sorprendidos por lo que encontró la investigación vaticana sobre él, pero en realidad sus directores sabían cuando menos hace un año que Maciel no era la persona que la mayoría creía, sino un pecador obsesivo. ¿Por qué callaron durante este tiempo? También ellos han traicionado a los miles que les siguieron. Quizás, como Maciel en su momento y las élites ahora, porque creían que el silencio los salvaría. Apostaron mucho y han perdido mucho. El pago que tienen que hacer a los mexicanos, hasta ahora, no alcanza para saldar la deuda”.

En numerosos países con sistemas judiciales más serios que los de América Latina, están apareciendo decenas de miles de casos de niños de quienes los curas católicos abusaron sexualmente. En nuestros países, sin embargo, son muy, muy pocos los que se conocen. No es un abuso suponer que el entramado de complicidades de la Iglesia ha funcionado mejor en esta región del mundo, ya que el clero católico dispone en los hechos de un fuero no constitucional, pero efectivo. Véase tan solo el caso del jefe de la Iglesia en México, el arzobispo primado Norberto Rivera Carrera, quien en 1987 protegió a un cura que había sometido a niños poblanos a vejaciones sexuales, no lo denunció a las autoridades, lo ayudó a escapar del país y lo envió a California, donde el pederasta siguió abusando de infantes. Los californianos se inconformaron porque Rivera, dijeron, no les avisó la clase de padrecito que les enviaba. Toda la defensa de Rivera Carrera se basó en que sí los había advertido, a través de una carta. O sea, Rivera está reconociendo de hecho su delito de complicidad criminal, pero ningún fiscal mexicano se atreverá jamás a tocarlo.

Escribimos en “El vocero de Dios”: “Rivera gastó mucho dinero en defenderse legalmente en Estados Unidos (quedó libre del proceso, pero no de culpa: la Corte Superior de California resolvió que carece de jurisdicción para procesar a Rivera), pero le tiene muy sin cuidado la justicia mexicana. Ni siquiera se molestó en inventar una versión que más o menos se acomodara con las leyes. Confesó sin rubores su complicidad con un pederasta al que le arregló las cosas para escapar del país sin someterlo a la justicia ni compensar a las víctimas. Y más allá de esto, Rivera se despreocupa de mostrar compasión por los niños poblanos que fueron violados por Aguilar, pues sintió que su responsabilidad era salvar al cura y no a los infantes. A pesar de todo, cree tener toda la autoridad moral para exigir que se meta a la cárcel a las mujeres que han tenido que pasar por el trauma de un aborto.

“Su colega de Guadalajara, el cardenal Sandoval Íñiguez, no dice que quienes merecen comprensión sean ellas, sino los curas pederastas, “puesto que el hombre es débil y está expuesto a fallar”53. En cambio, predica Sandoval, a quien sí hay que castigar “de manera estricta” es al responsable de una violación, pero precisó que éste no puede ser “el fruto que resulta del ataque. El culpable es el violador, o tal vez la mujer, que también provoca”, ya que “las mujeres tienen que poner lo que está de su parte” para impedir la violación, “pues la manera de vestirse es provocativa […] La mujer debe ser más decente y no propiciarla”.

Los abusos de los curas son una cosa que la Iglesia trata de atribuir a individuos, excusándose de culpa. Pero que nuestros sistemas políticos y judiciales les otorguen un fuero ilegal a los jerarcas católicos, y que sea posible que los poderes económicos y políticos puedan lanzar campañas capaces de aplastar canales de televisión (ya no se diga a periodistas en lo individual), nos dice mucho de su inmadurez y sus limitaciones. Tenemos regímenes seculares –separación Estado e Iglesia–, pero en nuestras repúblicas laicas, los obispos siguen más iguales que los iguales.

¡Saludos desde Tel Aviv!

One response to “Legionarios de Cristo: pedofilia, violencia e hipocresía

  1. LUCRECIA REGO DE PLANAS: MILITANTE Y DEFENSORA DE LA SECTA PEDÓFILA LEGIONARIOS DE CRISTO

    He visto un blog de una mexicana llamada Lucrecia Rego de Planas, que es militante de la secta de pedófilos Legionarios de Cristo que abusan sexualmente de niños indefensos violandolos.

    Esta militante de una secta pedófila hace apología de los pedófilos Legionarios de Cristo en un blog propio de El País. ¿Cómo es posible ésto?

    No le basta a Lucrecia Rego de Planas con lo que ha salido en prensa y el Vaticano, sigue pareciendole estupenda la vida del pedófilo Maciel, que abuso sexualmente de niños por la boca y el culo.

    La secta de pedófilos Legionarios de Cristo debería ir a parar a prisión, son la escoria de Satanás y la verguenza de Cristo.

    Esta señora es una enferma de espíritu y de mente, solo una servidora de SATANÁS, puede estar a favor de estos delitos satánicos penados con carcel.

    No me extraña que haya militado en fuerzas reaccionarias que estan a favor del antisemitismo de los nazis que asesinaron a 6 millones de judíos.

    Increíble, cuanto enfermo corre suelto por las calles de Mexico.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s