Tag Archives: Témoris

Martín en Cairo

¡Ay Martincito, ya te estoy viendo, sinvergüenza! Si estuvieras conmigo, aquí, no perderías un segundo para hacer chistes de la marcha, de las mujeres, de las cristianas y musulmanas, de los chicos del Black Bloc, de lo que se pudiera. Chistes de los que hacías, inadmisibles pero tan jocosos que nos arrastraban a convertirnos en cómplices involuntarios del escarnio. Así te gustaba el humor: excesivo. Te incomodaba que la sensibilidad de otros te detuviera (apenas, a veces, precariamente) y las enfermedades te dieron justificación para saltar cualquier límite: la diabetes te arrancó una pierna y, tras hacer tus chistes sobre los cojos, te proclamaste autorizado para reírte de nosotros. Cuando perdías la visión, arremetiste contra los ciegos (y ahí me llevaste de corbata). El cáncer que te mató no sabía lo que estaba haciendo, derribar la última frontera, y ahí donde estás sin duda te carcajeas a gusto de nosotros. No tan contento, eso sí: el humor que más te complacía era el que nos hacía reír contigo, aún sintiéndonos culpables. Por eso cuentas los minutos que faltan para que te alcancemos, a ti y a Zaid y los abuelos, para que les llevemos sus caguamas Superior y cantemos unas cuantas juntos. Mientras tanto, te extraño: tenerte aquí en la marcha sería tan cómico como embarazoso, como siempre fue tenerte alrededor, pero sé que te encantaría: entre cada carcajada, te dejarías llevar por la emoción de ser parte de este momento histórico, de la mayor manifestación de las mujeres de Egipto en la historia, compartirías sus sentimientos, enarbolarías sus esperanzas y llorarías con ellas, conmigo, por el gran logro de haber tomado las calles sin recibir (hasta donde sabemos en este momento) agresiones de los hombres que –hace hoy dos años– disolvieron un acto similar. ¡Te estoy viendo, Martincito! Robando megáfonos, agitando banderas y convocando a ir más allá… ya querrías llevarte a todas a tomar el palacio presidencial para sacar de las barbas a los Hermanos Musulmanes. Y acomodándote, claro está, entre ellas… como fue tu naturaleza. Sacándoles sonrisas, haciéndoles ojitos y ruborizándolas debajo de los jiyabs, de los nicabs… buscando su coquetería. Vamos, pues, pesado sangrón… sal de donde estés escondido. Todavía no lo creo :'(

Martín RIP :'(

Martín was the youngest of my uncles. More like an older brother to me. We had many great adventures together. I was one of those who most enjoyed his joyful enthusiasm and his multi-layered sense of humour (which I also had to survive!). A truly beautiful human being. He died this morning after a long, tough, stubborn fight against a cancer and a terrible diabetes who took his leg and left him almost blind. Next month, he would have turned 52. But he had to go. Time was due for him. There’s no point in prolonging life when life has been in fact taken away from you. He didn’t deserve that pain and that humiliating incapacity of taking care of himself. Life had become abussive at the end. See you soon, my love. Our periods are so short. We’ll catch up before you realise where you are. Don’t rest in peace. Wait for the next party. Cheer up! ****
Martín era el más joven de mis tíos. Más bien como un hermano mayor para mí. Pasamos muchas grandes aventuras juntos. Fui uno de los que más disfrutó su alegre entusiasmo y su sentido del humor de múltiples niveles (¡al que además tuve que sobrevivir!) Un ser humano verdaderamente bello. Murió esta mañana después de una larga, dura, terca lucha contra el cáncer y una diabetes terrible que le arrancó una pierna y lo dejó casi ciego. El próximo mes, habría cumplido 52 años. Pero tenía que irse. Ya había pasado la hora. No tiene sentido prolongar la vida cuando en los hechos la vida te ha sido arrebatada. Él no merecía el dolor y la humillante incapacidad de valerse por sí mismo. Al final, la vida se le había vuelto abusiva. Te veré pronto, amor. Nuestros períodos son breves. Nos reuniremos antes de que te des cuenta a dónde llegaste. No descanses en paz. Espera la fiesta venidera, ya la estamos armando. ¡Alégrate! Foto: Elizabeth Hernández Videgaray

La edad es sensación, ensoñación, degeneración, imposición y decisión

A partir de cierto momento alrededor de los 30, la edad es sensación, ensoñación, degeneración, imposición y decisión. La sensación es la forma en que llega a ti, distinta y única; la ensoñación son las cosas que quisieras hacer desde hoy y hasta el futuro; la degradación es el inevitable proceso biológico de envejecer; la imposición es aquello que la sociedad demanda que seas y hagas en cada periodo de la vida; y la decisión es la de enfrentar, o no, la degradación y la imposición para tratar hasta donde sea posible de tener la edad de tus sensaciones y de tus sueños. Hay quienes dicen sí y dan la lucha: a veces de manera consciente, las más de forma natural; otros se rinden, envejecen y mueren. Al mismo lugar llegaremos todos, no hay duda. Como tampoco la hay de que unos habrán bailado más. Y con mayor gozo.

Gallery

El Negro / The Black Man

UPDATE JAN 6TH: The story I translated is a fake. It’s not even original.  The writer, Rosa Montero, assured us it is real. But it happens to be no more than yet another version of an old urban legend, as … Continue reading

Videos para UAM-X: Egipto, Libia, Irán

Los videos prometidos para quienes asistieron a mi conferencia del lunes 20 en la UAM-X.

El primero es de la revolución egipcia y, como les conté, me gusta porque refleja tanto la vida cotidiana en la pequeña “república” de Tahrir como el ingenuo optimismo de esa revolución.

Éste es de la revolución libia… sólo es la banda de audio, pero es muy bella y también muy naïve.

Y el último es de la revolución ahogada de junio de 2009 en Irán… tiene un carácter más duro, realista, impactante. A mi juicio, refleja a un pueblo con una arraigada tradición de lucha política, contrastante con la inexperiencia de los libios y los egipcios, a quienes las dictaduras despojaron de esta clase de experiencia. En Irán, en cambio, ni la monarquía del sha Reza Pahlevi ni la república islámica han podido someter a la gente.

 

Cangrejo ermitaño de la estepa

Mi casa es una yurta que se llama mochila. En ella no guardo secretos, sólo cinco camisas y dos pantalones que me pongo todo el año. Mi corazón es poderoso y alberga selva, glaciar y desierto. Hay que admitir –ni modo– que también es miel que se prodiga sobre el pan (y se complace en la integralidad de las mujeres con fibra).

Regreso a la UAM-X -charla 20 de junio

¡Regreso a mi alma máter! Todavía es temprano para anunciarlo pero me siento entusiasmado y va como adelanto: el 20 de junio a las 14.00, en el Auditorio de los Talleres de Comunicación de la súper UAM-X, daré la charla “Periodismo independiente en tierra extraña”, organizada por Damián Comas, coordinador de Actividades Culturales de Rectoría General. ¡Que la UAM no se vende, no no!